El Elemento Fuego

Con toda probabilidad el fuego en si lo más fascinante en cuanto a los elementos wiccanos y, sin embargo, es el único que no se puede tocar sin dañar el cuerpo. Sin lugar a dudas el Elemento de Fuego es uno de los elementos más poderosos y también más peligroso.

Es cierto que no es técnicamente necesario para la supervivencia humana (vivimos sin él durante un breve período temprano en nuestra larga historia).

Pero el Elemento Fuego es ciertamente parte integral de una existencia sana y cómoda. Durante más de 100,00 años, el fuego nos ha hecho posible cocinar comidas nutritivas, trabajar y jugar después del atardecer, sin olvidar el calentarnos en climas más fríos.

La representación del Elemento Fuego

símbolo fuego

Representado por el Sol y su luz, así como por las estrellas, los desiertos y los volcanes, el Fuego es el Elemento de transformación y está asociado con la iluminación, la salud, la fuerza y ​​la creatividad. 

Siempre en movimiento, incluso cuando está enraizado en un lugar, es el más activo y animado de los Elementos clásicos. Como contribución al orden natural de la Tierra, el fuego mantiene los bosques sanos a través de ciclos de quema y regeneración.

Por supuesto, este mismo poder también es peligroso y mortal cuando no se controla, razón por la cual este Elemento inspira tanto respeto de quienes buscan usarlo. 

El fuego puede ser extinguido por cualquiera de los otros Elementos, pero también es el único Elemento que debe tener otra sustancia para consumir para mantener su existencia.

¿Cómo conectar con el fuego?

Elemento del fuego

La mayoría estaría de acuerdo en que la forma más agradable de disfrutar del Elemento del Fuego es al aire libre en una alegre hoguera, ya sea solo o con amigos y seres queridos. 

Muchos aquelarres realizan su trabajo ritual al aire libre alrededor de un fuego cuando es posible. Escuchar el crepitar de la leña mientras arde y ver las brasas soltar chispas en el aire puede inducir un estado de calma y meditación.

Lo mismo ocurre con mirar la llama de una vela , si está buscando conectarse con el Elemento Fuego en una escala más pequeña. 

Además, las llamas y el humo de cualquier fuente de fuego se pueden «leer» en busca de visiones y signos, según los movimientos y formas que hacen, y algunas tradiciones usan las cenizas de los fuegos rituales para la adivinación. Sin embargo, un incendio real no es estrictamente necesario para comunicarse con este Elemento.

Pasar tiempo bajo el Sol es otra forma de conectarse, porque aunque el Sol está técnicamente formado por gas, su calor ciertamente puede ser ardiente. También puede honrar simbólicamente el Elemento del Fuego participando en un ejercicio vigoroso o una danza ritual, que eleva el calor de su cuerpo, avivando su Fuego interno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *